El amor de mi vida, me dice mamá

Si el amor de su vida no es Usted, comprenda que es imposible dar de lo que no se tiene.

Está tomando a sus hijos con la expectativa de ser feliz a través de los sentimientos que le transmiten con su ternura, sin embargo, irremediablemente terminará contaminándolos y enseñándoles sus miedos y sus inseguridades.

Si el amor de su vida no es usted misma, lo que siente es un estado emocional de apego y satisfacción de sentirse importante y necesaria para alguien a quien le está enseñando con su ejemplo, a ser emocionalmente indefenso y carente de amor por sí mismo.

El día que sus hijos crezcan y sienta que son seres indepedientes de usted, ya no los verá como el amor de su vida, los verá como «el dolor de su vida».

Amémonos a nosotras mismas, esa es la clave.

«La fuerza, de una mujer se mide no por la capacidad de soportar el sufrimiento, sino por la capacidad de asumir y soltar las cosas que le generan sufrimiento».