Marzo 09/ 2020 / By Gloria Arroyave

La comprensión

Gloria Arroyave

Me demoré un buen rato en comprender la razón por la cual tenía una gran rivalidad con los hombres en cualquier aspecto de mi vida que aparecieran.

Necesité varios aprendizajes a través de rupturas en relaciones para darme cuenta que deseaba vivir en una eterna guerra con ellos, la cual me sentía incapaz de abandonar. Crecí en una familia muy tradicional, donde las madres han sido las primeras en promover el machismo con los hijos; sin embargo, el desprecio por la pareja y sus actos, era demasiado evidente rechazo total, queja, malestar, sin tomar nunca acción, gracias a esas creencias llenas de miedo que nos han invitado a creer: “esa es la cruz que Dios le mandó”, “el matrimonio es para toda vida”, “una mujer sola está expuesta a muchas cosas”, sin darnos cuenta que el verdadero peligro para nosotras somos nosotras mismas.

Gracias a que un día me comencé a mirar yo, sin culpar a mi pareja, a mi mamá o a la cultura, me di cuenta que podía ser una mujer con mucha fuerza y a la vez con mucho amor, que no tenía que comportarme como un hombre para ser vista y tampoco pisotearlos a ellos para sentirme segura. Me hice responsable y decidí abandonar la queja, me hice fuerte y solté lo que ya no iba con mi vida, decidí volverme más amorosa, más comprensiva y más tierna y me encontré conmigo misma.

Me hice cargo de mis fantasmas, me transformé, me arriesgué y un día, mi vida se convirtió en una maravillosa experiencia.

No me crean, ¡VERIFIQUEN!

 

Gloria Arroyave B.

Marzo 09 / 2020 / By Gloria Arroyave

Todo está como tiene que estar

Gloria Arroyave

En tu vida todo está como tiene que estar, de acuerdo con las decisiones que has tomado. No arriesgarse, también es una decisión.

A veces escucho decir: “siempre pasa lo que tiene que pasar”, y muchos se consuelan con esta frase, tratando de convencerse que no pudieron haber hecho nada frente a los resultados que han tenido y que tienen actualmente en sus vidas.

Hay cosas sobre las cuales no podemos actuar, por ejemplo ante la muerte de un ser querido, una tragedia que nos mueve la existencia, etc. En estos casos lo único que podemos hacer es trabajar nuestro interior para no quedarnos atrapados en el sufrimiento, fortalecer nuestro ser y continuar.

¿Cuántas oportunidades, sueños y amores, has aplazado esperando a que la vida, te presentará las circunstancias como las querías, las más favorables para ti?

¿Has pensado cuánto tiempo las tuviste frente a ti? Se fueron cansadas de esperar. Es entonces, cuando tu miedo y tu conformismo, te dicen: ” las cosas están como tienen que estar”, buscando una vacía justificación.

Pues claro, todo está como tienen que estar, esos son tus resultados de acuerdo con lo que estuviste dispuesto a asumir, o a hacer para que las cosas pasaran.De nada servirá lamentarse ni culpar a nadie ni a nada, ese sería otro error más.

La vida sigue, ahora sí, hay que prepararse de nuevo, llenarse de valor, asumir los riesgos, tomar control de tus decisiones, dejar de esperar que otros decidan por ti, o que las circunstancias sean como tú quisieras que fueran.

Permite que la vida te sorprenda con los maravillosos regalos a los que te haces correspondiente, cuando decides verificar tú mismo.

¿Cómo están tus resultados hoy?

Te tengo una gran noticia: solo puedes cambiarlos tú, así que, a trabajar sobre los miedos para poder reconocer las oportunidades

Feliz y bendecido día

 

Gloria Arroyave B.

Marzo 05/ 2020 / By Gloria Arroyave

Una gran característica de La Ignorancia: “A MI MANERA”

Gloria Arroyave

Si no es a tu manera y a tu ritmo, pues no te sirve. Tus expectativas son tus “quiero”, eso es parte de la falta de humildad, total y completo ego.

Muchas veces, nos ofendemos y sufrimos porque tenemos expectativas, queremos que los demás no hagan las cosas a su ritmo o a su manera porque consideramos que deben hacerlas al ritmo que, a nosotros nos parece, pretendemos que se comporten como nosotros queremos para poder aceptarlos y para poder sentirnos bien, a eso se llama “ego” y es muy fácil identificarlo.

Cada vez que te sientas defraudado de alguien o que sientas que no cumpliste las expectativas de otra persona, repite: ”nadie me decepciona, no puedo decepcionar a nadie, cada quien es libre de tomar sus propias decisiones, yo soy libre de tomar mis decisiones”.

Soy yo quien decide sentirse mal, enojado o triste, porque deseo acomodar el universo a algo tan pequeño y tan dañino como mi sistema de creencias

¿De quién estás decepcionado hoy porque no hizo las cosas a tu manera?

Les deseo un feliz y maravilloso despertar de consciencia

 

Gloria Arroyave B

Marzo 05/ 2020 / By Gloria Arroyave

Estamos envenenando la felicidad

Gloria Arroyave

La felicidad no es una decisión, tampoco es una obligación, es una comprensión de los procesos de la vida y cada uno de sus aprendizajes.

Estamos viviendo una época en la que nosotros mismos hemos “envenenado la felicidad”. Si te muestras poco feliz, ya eres sospechoso de no querer serlo, una felicidad artificial que te invita a ser feliz en el trabajo, en tus relaciones, con lo que elegiste, aunque ni siquiera sepas para qué carajo estás en esta vida. Una felicidad que nos venden y compramos, y ya tenemos hasta expertos en felicidad que a veces ni saben ser felices ellos mismos, consejeros, coaches y una cantidad de personas que te dicen que tienes que ser feliz y tener cara de pastel independiente de lo que suceda en tu vida.

Talleres de felicidad en los que solo somos “felices” durante el taller, porque una vez elevadas la endorfinas a su máximo nivel, con gritos, saltos, hurras y demás, diciendo que todos somos campeones, llega el bajonazo químico y se experimenta un descenso en la energía vital, acompañado de la angustia al regresar, sin herramientas, a una realidad en la que nos vemos como todos unos perdedores, adicional a la culpa por no haber aprendido a ser felices en el taller o curso mencionado.

¿Entonces, dónde andará tan preciado tesoro?

En la comprensión de la vida como un proceso de aprendizaje, en la aceptación de las experiencias propias y ajenas como una oportunidad de auto-transformación. No confundamos aceptación con resignación. Aceptar requiere compromiso y entrenamiento, herramientas simples y sencillas como la valoración de los aprendizajes, el agradecimiento, abandonar la queja y trabajar la adaptación, asumir la vida en lugar de culpar a otros.

No existen emociones positivas ni negativas, todo es neutro. Sufrimos por miedo a sufrir, huimos por miedo a sufrir, evitamos relaciones por miedo a sufrir y finalmente terminamos la vida sufriendo, sin darnos cuenta que no se trataba de evitar el sufrimiento, se trataba de aprovechar las experiencias.

Les deseo un feliz y maravilloso despertar de consciencia.

 

Gloria Arroyave B

Marzo 05/ 2020 / By Gloria Arroyave

Comprensión de amor

Gloria Arroyave

Aquel que pensaba que fue mi primer gran amor me encontró a los 14 años.

Hoy, mirando hacia el pasado, reconozco que en ese instante pensaba que nunca más amaría a nadie de la misma forma. Sin embargo, con el paso del tiempo, podría decir que me he enamorado profundamente otras veces más.

Próxima a cumplir 54 años, me doy cuenta que existe un amor con el que nos hacemos correspondientes en un momento determinado de nuestras vidas, en el que la forma de vivirlo, cambia de acuerdo a la edad y a la capacidad que hemos tenido de comprender sin culpas y sin culpables.

Viví en carne propia el sufrimiento de una relación cuando se termina, he verificado que no siempre debimos hacer algo malo para que todo se agotara; así fue como verifiqué que una relación puede cambiar sin que necesariamente haya sucedido algo extremadamente grave entre la pareja.

Todo lo que he vivido me ha ayudado a comprender que el amor es uno y que los sentimientos son los que cambian, que podemos amar a alguien eternamente así los sentimientos no sean los mismos, que, aunque nos cueste comprender, las relaciones se pueden transformar y esa transformación implica una aceptación total de lo que sucede. 

Aquí no hay malos ni víctimas, simplemente nos falta información para aprender a construir relaciones de amor.

Amar es más fácil de lo que nos enseñaron y es por eso que ya no creo en los amores donde hay que sufrir, no le apuesto a los amores llenos de sacrificios y tampoco creo en la ridiculez que nos vende el amor como un reto.

Ya verifiqué que, para ser correspondiente con una relación de amor, debo trabajar en mí, todo aquello del ser que deseo encontrar, se llama “ley de correspondencia”. De hecho, tengo muy claro que si no fluye ahí no es Y YA.

No me crean, ¡VERIFIQUEN!

 

Gloria Arroyave B.

Chatea con nosotros