“El verdadero desarrollo espiritual consiste en no sufrir ni ofenderse por las situaciones externas. Para lograr ser feliz necesito vivir experiencias en las que las personas me invaliden, opinen y hablen de mí, y yo, en mi interior, puedo trabajar en mi paz para jamás perder mi capacidad de amarlos y de servirles». Es muy […]

“El verdadero desarrollo espiritual consiste en no sufrir ni ofenderse por las situaciones externas. Para lograr ser feliz necesito vivir experiencias en las que las personas me invaliden, opinen y hablen de mí, y yo, en mi interior, puedo trabajar en mi paz para jamás perder mi capacidad de amarlos y de servirles».

Es muy sencillo distinguir entre una opinión o un concepto de sabiduría y el de ignorancia, así de simple: la sabiduría JAMÁS opina, JAMÁS entra a juzgar a nada ni a nadie. La ignorancia es la que siempre anda OPINANDO tildando de malo o bueno todo lo que hacen los demás. La ignorancia se escandaliza, se decepciona, se llena de expectativas y agrede al otro cuando no hace las cosas como “sus creencias”, “creen” que debería hacerlas.

Es de sabiduría reconocer que todas las personas tienen derecho a una opinión, a una experiencia, a un comportamiento. Es lamentable que alguien se sienta mal con lo que haces o piensas, o es maravilloso que alguien se sienta bien con lo que haces o piensas, sin embargo es inevitable que cada uno viva su propia experiencia frente a tus acciones.

Si tus decisiones y los sentimientos que experimentas en tu interior, dependen de lo que opinan los demás, eres una persona poco confiable, tú solo dedícate a dar lo mejor de ti y esto, no es hacer lo que los demás esperan que hagas. Dar lo mejor de ti es trabajar en tu paz interior, en la verdadera paz que nos trae a vivir en la certeza y en la responsabilidad total, al ser consciente que eres “EL ÚNICO RESPONSABLE DE TU FELICIDAD”

Gloria Arroyave B.