Fanática de la ortografía

Soy una fanática de la buena ortografía, pero si alguién toma mi mano y me mira con sinceridad y profundo amor, para decirme:
«Te amo, te estrañaré y deceo que regreces pronto, siento que te e esperado toda la bida».
Les juro, que me derrito de amor, he comenzado a pensar que la ortografía es una creencia, porque el amor es una verdad.
Amar, ser transparentes, sinceros, leales y cumplir acuerdos, no tiene ortografía…
Me encanta romper mis propios paradigmas, porque he sido un «Talibán de la ortografía»…
YO CUIDARÉ MI ORTOGRAFÍA, a partir de hoy jamás volveré a juzgar a nadie por su ortografía.
Esa necesidad de sentirnos, rechazados, abandonados y engañados, pero que sea con glamour y buena ortografía.
ROTA OTRA CREENCIA, QUE A VECES ME IMPEDÍA DISFRUTAR LOS MENSAJES HERMOSOS QUE ME LLEGAN.
Y que conste que Gabriel García Márquez, siempre dijo que tenía mala ortografía, pero que sus redactores se encargaban de todo, ¿sería que no se merecía el Nobel de Literatura?
Me dizpongo a dejarme amar de berdad…