¿QUÉ PIENSO DEL PROCESO DE PAZ?

PROCESO DE PAZ: Me preguntaron que pienso de la firma del proceso de paz. Les voy a compartir mi punto de vista, ni de un lado ni del otro. Considero que está bien la intención de firmar la paz, por lo menos ya nos damos cuenta que la guerra no es ni será el camino.

El tema aquí, es que seguimos siendo tan ignorantes, tan ciegos tan mediocres, que permanecemos en las mismas miserables vidas, sin comprender a las personas que tenemos cerca, aún con resentimiento con nuestros padres, llenos de rencor con amigos, vecinos, hermanos. Sentados opinando babosadas sobre una paz que no conocemos porque no la llevamos dentro de nosotros.

Lo más irónico y hasta gracioso, los que se dicen pacíficos porque hablan de querer la paz, aunque no la lleven dentro y mucho menos la conozcan, son los que se vienen lanza ristre, agrediendo a los que no piensan igual que ellos, como observé esta semana en el facebook de mi amado amigo Gonzalo Gallo, que invitó a una reflexión pacífica sobre la paz, y nuestros hermanos los «pacíficos» lo encendieron con comentarios, cuyos contextos no contienen ningún sentido de paz.

¿Queremos la paz?

«Solo queremos la paz con los que piensen igual, los que no los volvemos pedazos»…Ummm….Me recuerda el inicio de la violencia en Colombia: Ignorantes «buenos», contra «Ignorantes malos», al fin y al cabo, ignorancia es no saber cómo hacer algo. Aquí no tenemos ni idea que la paz comienza por cada uno de nosotros.
Y los «amigos de la paz» lo encendieron a críticas y calificativos poco pacíficos, definitivamente verificado, la intención de la paz es buena, sin embargo no es pintando palomas, no es pintándose la cara de blanco y envolverse en una bandera, la paz es un proceso que comienza en el corazón de cada uno de nosotros, SINO TENEMOS CONOCEMOS NI TENEMOS PAZ, TAMPOCO CONOCEMOS LA PAZ.

Ciegos, ignorantes, torpes y mediocres, esperando que otros hagan la paz por nosotros y la entreguen firmada en un papel, continuamos viviendo una vida de &*$#@, agrediendo y atacando, al que no piensa como nosotros queremos.

Sigamos dejando la paz fuera de nosotros, mientras nuestra pequeña guerra salpica a quienes nos rodean.

YO SI ELIJO LA PAZ, POR ESO COMIENZO POR CONVERTIRME EN UN SER PACÍFICO.

«Me transformo fluyo desde el amor, para vivir y liderar en armonía».

Así comienza la paz, no se puede firmar lo que no se vive ni se conoce, por ahora comencemos con la intención.