Le trae paz a mi vida? Si la respuesta es no, de inmediato la cambias por algo que llamamos pensamiento de sustitución, en este caso, una afirmación de liberación con su respectiva comprensión.

¡ReprograÁmate! Desaloja de tu mente todo pensamiento de sufrimiento y angustia.
Cada vez que te llegue una idea y sientas algún nivel de desarmonía, obsérvala, siéntela y pregúntate: ¿esta idea o pensamiento le trae paz a mi vida?

*No incluye envío*