Para aprender a construir relaciones de amor, debemos haber experimentado las relaciones del destino. Al momento de relacionarnos lo hacemos con el propósito de «encontrar paz y plena satisfacción en nuestra vidas». Sin embargo, a veces ese propósito se convierte en algo que parece inalcanzable, entonces nos sentirnos frustrados, resentidos o incómodos  hasta convencernos que […]

Para aprender a construir relaciones de amor, debemos haber experimentado las relaciones del destino.

Al momento de relacionarnos lo hacemos con el propósito de «encontrar paz y plena satisfacción en nuestra vidas». Sin embargo, a veces ese propósito se convierte en algo que parece inalcanzable, entonces nos sentirnos frustrados, resentidos o incómodos  hasta convencernos que es imposible crear relaciones satisfactorias.

¿Dónde estará la clave?

En valorar los aprendizajes, liberarse del deseo de culpar a la otra persona por nuestros apegos y miedos, dejar de sufrir las relaciones y ser cada vez más conscientes que los conceptos aprendidos no generan buenos resultados. Por eso es necesario re evaluarlos y empezar a hacer una resignificación de lo que es relacionarse.

Así que manos a la obra, ¿deseas una relación más satisfactoria?

Hazte correspondiente con ella, porque solo nos relacionamos con las personas necesarias, aquellas que nos muestran nuestras limitaciones y los miedos que aún nos faltan superar.

No me creas nada, ¡VERIFÍCALO EN TU VIDA!

Gloria Arroyave B.

Facilitadora.

Escuela de Magia del Amor.