Hoy les voy a proponer este Jueguito: Estos días vamos a renunciar a nuestro ego, a querer que las cosas sean como queremos, renunciar a discutir y a imponer nuestro deseo. Se llama: “EL QUE CEDE GANA” “El que cede gana” procura solo por dos semanas, darle gusto de manera conciente a la otra persona, […]

Hoy les voy a proponer este Jueguito:

Estos días vamos a renunciar a nuestro ego, a querer que las cosas sean como queremos, renunciar a discutir y a imponer nuestro deseo.

Se llama: “EL QUE CEDE GANA”

“El que cede gana” procura solo por dos semanas, darle gusto de manera conciente a la otra persona, para mejorar tu relación.

“Ese es un ejercicio de acabar con el ego y para mejorar las relaciones y es una expresión de amor”.

#ELQUECEDEGANA por una razón muy sencilla, porque gana experiencia, gana flexibilidad, gana nuevos puntos de vista para ver la vida, gana nueva habilidad para adaptarse al mundo.

Por supuesto que el ceder tiene un cierto límite, hasta donde las otras personas cumplan algún nivel de acuerdo que se pueda establecer. Mucho cuidado ir a confundir el ceder con permitir que otros abusen de ti, se trata de ceder en cosas del día a día, que nos hemos acostumbrado a discutir o molestarnos porque no se hacen como queremos, renunciar a querer obligar al otro que se quede con nosotros.

Comenzar a observarnos es un gran camino, para darnos cuenta si estamos en una relación en la que somos incompatibles, pues mientras nos sumerginos en la pelea y el conflicto, en lo que se recrea y crece el ego, es casi imposible encontrarnos para poder liberarnos de la esclavitud de los miedos.

Entre los incompatibles no puede hacerse relaciones de amor, por una razón muy sencilla, porque no pueden ponerse de acuerdo y cuando se ponen de acuerdo alguno o los dos, no cumplen los acuerdos, porque hace falta conciencia de compromiso.

Dentro del nivel de terminación de relaciones incompatibles, tengan en cuenta esto. Cuando una persona con mayor sabiduría ya no es correspondiente con otra, la vida por lo general termina con esas relaciones, porque la diferencia entre los dos es muy grande.

Nos damos cuenta porque el que tiene más comprensión, cierra el proceso sin resentimiento, sin odio sin culpar al otro y sin necesidad de haber buscado otra relación de donde aferrarse para cerrar ese ciclo, lo cierra con total comprensión y seguridad, porque ya aprendió a confiar plenamente en si mismo y en la vida, por lo tanto no tiene miedo.

Cuando uno de los dos despierta, se vuelven heterogéneos. Si una persona cede por comprensión, se observa así misma, se hace cargo de sus emociones, crece espiritualmente. El que no cede y está siempre en pie de pelea y agresión se estanca, entonces casi que de forma inexplicable la relación comienza a abrirse, hasta que el distanciamiento es tan grande que la relación se rompe, lo rompe la vida. Porque El que ya aprendió no necesita más de esa experiencia pues ya sabe relacionarse en paz y con respeto, ha comprendido que la soledad no existe y ya no necesita entrenarse más en esa relación. De esta forma cada uno es correspondiente con la experiencia que viva en sus próximas relaciones.

Apartes tomados de Las Relaciones del Amor.
Escuela de Magia del Amor.

Vamos los invito a verificar dos semanas: Observénse, Cedan y despierten.

Verificado: GANE Y APRENDÍ.