En tu vida todo está como tiene que estar, de acuerdo con las decisiones que has tomado. No arriesgarse, también es una decisión. A veces escucho decir: “siempre pasa lo que tiene que pasar», y muchos se consuelan con esta frase, tratando de convencerse que no pudieron haber hecho nada frente a los resultados que […]

En tu vida todo está como tiene que estar, de acuerdo con las decisiones que has tomado. No arriesgarse, también es una decisión.

A veces escucho decir: “siempre pasa lo que tiene que pasar», y muchos se consuelan con esta frase, tratando de convencerse que no pudieron haber hecho nada frente a los resultados que han tenido y que tienen actualmente en sus vidas.

Hay cosas sobre las cuales no podemos actuar, por ejemplo ante la muerte de un ser querido, una tragedia que nos mueve la existencia, etc. En estos casos lo único que podemos hacer es trabajar nuestro interior para no quedarnos atrapados en el sufrimiento, fortalecer nuestro ser y continuar.

¿Cuántas oportunidades, sueños y amores, has aplazado esperando a que la vida, te presentará las circunstancias como las querías, las más favorables para ti?

¿Has pensado cuánto tiempo las tuviste frente a ti? Se fueron cansadas de esperar. Es entonces, cuando tu miedo y tu conformismo, te dicen: » las cosas están como tienen que estar», buscando una vacía justificación.

Pues claro, todo está como tienen que estar, esos son tus resultados de acuerdo con lo que estuviste dispuesto a asumir, o a hacer para que las cosas pasaran.De nada servirá lamentarse ni culpar a nadie ni a nada, ese sería otro error más.

La vida sigue, ahora sí, hay que prepararse de nuevo, llenarse de valor, asumir los riesgos, tomar control de tus decisiones, dejar de esperar que otros decidan por ti, o que las circunstancias sean como tú quisieras que fueran.

Permite que la vida te sorprenda con los maravillosos regalos a los que te haces correspondiente, cuando decides verificar tú mismo.

¿Cómo están tus resultados hoy?

Te tengo una gran noticia: solo puedes cambiarlos tú, así que, a trabajar sobre los miedos para poder reconocer las oportunidades

Feliz y bendecido día

Gloria Arroyave B.