Si no es a tu manera y a tu ritmo, pues no te sirve. Tus expectativas son tus “quiero”, eso es parte de la falta de humildad, total y completo ego. Muchas veces, nos ofendemos y sufrimos porque tenemos expectativas, queremos que los demás no hagan las cosas a su ritmo o a su manera […]

Si no es a tu manera y a tu ritmo, pues no te sirve. Tus expectativas son tus “quiero”, eso es parte de la falta de humildad, total y completo ego.

Muchas veces, nos ofendemos y sufrimos porque tenemos expectativas, queremos que los demás no hagan las cosas a su ritmo o a su manera porque consideramos que deben hacerlas al ritmo que, a nosotros nos parece, pretendemos que se comporten como nosotros queremos para poder aceptarlos y para poder sentirnos bien, a eso se llama “ego” y es muy fácil identificarlo.

Cada vez que te sientas defraudado de alguien o que sientas que no cumpliste las expectativas de otra persona, repite: ”nadie me decepciona, no puedo decepcionar a nadie, cada quien es libre de tomar sus propias decisiones, yo soy libre de tomar mis decisiones”.

Soy yo quien decide sentirse mal, enojado o triste, porque deseo acomodar el universo a algo tan pequeño y tan dañino como mi sistema de creencias

¿De quién estás decepcionado hoy porque no hizo las cosas a tu manera?

Les deseo un feliz y maravilloso despertar de consciencia

Gloria Arroyave B